La niña de 12 años que nos explica cómo roban los bancos


Y de bonus añado esto, de Las uvas de la ira de John Steinbeck que os recomiendo MUCHO. Y sino la peli. O las dos cosas.
– El banco, el monstruo, necesita obtener beneficios continuamente. No puede esperar, morirá. No, la renta debe pagarse. El monstruo muere cuando deja de crecer. No puede dejar de crecer. […] Lo sentimos. No somos nosotros, es el monstruo. El banco no es como un hombre.
– Sí, pero el banco no está hecho más que de hombres.
– No, te equivocas, estás muy equivocado. El banco es más que hombres. Fíjate que todos los hombres del banco detestan lo que el banco hace, pero aún así el banco lo hace. El banco es algo más que hombres, créeme. Es el monstruo. Los hombres lo crearon pero no lo pueden controlar.

Mashup de robos de bancos

Que por cierto, once upon a time yo era becario en un banco [qué cosas] y un señor me coló un DNI tuneado y se levantó mil pavos… No me sentí demasiado mal porque venía de hacer lo mismo en otra sucursal y además me la pelaba bastante lo de currar en el banco. Y nada. Fue lo más emocionante que me pasó en mi época becaril, vaya. Lo mejor de todo es que ahora veo al tipo en cuestión muchas veces, nos bajamos en la misma parada de metro, creo que va a un taller para gente con trastornos. A veces me dan ganas de decirle algo, pero me da miedo que me intente cortar el cuello con el bono de metro.

La crisis bien explicada


Heidi es la propietaria de un bar en Berlín, que ha comprado con un préstamo bancario. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, la mayoría de los cuales son alcohólicos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consumen cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.

Nota: Pero en realidad, no le entra en caja ningún dinero físico.

Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de Heidi se empieza a llenar de más clientes. Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Heidi decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad. El margen de beneficios aumenta vertiginosamente.

Nota: Pero en realidad, es un margen de beneficios virtual, ficticio; la caja sigue estando vacía de ingresos contantes.
Read More